Los errores humanos y los ataques maliciosos de empleados son las principales grietas en ciberseguridad para las empresas.